implantes dentales

Implantes Dentales

La dentadura constituye una parte vital de nuestro cuerpo a pesar del pequeño tamaño de los dientes en relación con el mismo. Gracias a su función trituradora, es posible llevar a cabo una de las necesidades básicas del ser humano: alimentarse. Pero su tarea no queda ahí, sino que va más allá, ya que una bonita sonrisa aportará mayor belleza a nuestro rostro y, como consecuencia, nuestro grado de autoestima aumentará. En estos casos, la estética dental puede ser la solución.
Es posible que hayamos perdido alguna pieza dental por diversas razones. También es posible que nuestro odontólogo tenga que extraerla por algún problema de salud bucal, como son las caries. Actualmente, y gracias a la odontología estética y a los implantes dentales, es posible que podamos recuperar esos dientes y volver a masticar y, sobre todo, sonreír con normalidad y sin ningún tipo de complejo.
Los implantes dentales son pequeñas fijaciones de titanio (un pequeño tornillo metálico dicho en una terminología más sencilla) que se colocan en el interior del hueso maxilar o de la mandíbula como sustitutos de las raíces de los dientes perdidos.
Dicha colocación se lleva a cabo a través de una pequeña operación quirúrgica que hace que, pasado el tiempo, el implante se adhiera al hueso. Sobre estas raíces artificiales se fijan las prótesis (dientes artificiales), que sustituyen a los dientes naturales y ofrecen una mayor funcionalidad, así como una mejor estética.

consultas

colocación de implantes dentales

Colocación de Implantes Dentales

Antes del tratamiento en sí, es necesario una sesión en las que el odontólogo estudiará y planificará el caso del paciente. Para ello, se llevarán algunas pruebas que el especialista crea convenientes. Asimismo, esta sesión sirven para que el odontólogo compruebe que el paciente no presenta problemas de salud bucal.
Primera fase: se colocan los implantes dentales necesarios en el hueso maxilar. Para ello, se hace una pequeña incisión en la encía para llegar al hueso, donde se introducirá el implante. Para que este procedimiento no provoque molestias, el paciente permanecerá anestesiado.
Segunda fase: una vez cicatrizado, se conecta el pilar al implante. El pilar es una pieza intermedia entre el implante y el diente artificial. Tras ello, el especialista observa la situación con el fin de diseñar las coronas que, finalmente, fija a los pilares.
Es posible que hayamos perdido alguna pieza dental por diversas razones. También es posible que nuestro odontólogo tenga que extraerla por algún problema de salud bucal, como son las caries. Actualmente, y gracias a la odontología estética y a los implantes dentales, es posible que podamos recuperar esos dientes y volver a masticar y, sobre todo, sonreír con normalidad y sin ningún tipo de complejo.
Los implantes dentales son pequeñas fijaciones de titanio (un pequeño tornillo metálico dicho en una terminología más sencilla) que se colocan en el interior del hueso maxilar o de la mandíbula como sustitutos de las raíces de los dientes perdidos. Dicha colocación se lleva a cabo a través de una pequeña operación quirúrgica que hace que, pasado el tiempo, el implante se adhiera al hueso. Sobre estas raíces artificiales se fijan las prótesis (dientes artificiales), que sustituyen a los dientes naturales y ofrecen una mayor funcionalidad, así como una mejor estética.
Este tratamiento no sólo es útil cuando alguien pierde un solo diente, ya que es posible colocar más de una pieza artificial sobre una misma base. Es posible, incluso, sustituir todos los dientes de la boca mediante esta técnica. Y, actualmente, gracias a la técnica de implantes inmediatos, no es necesario esperar meses hasta completar el tratamiento, sino que en uno o dos días pueden tenerse implantadas esas piezas dentales artificiales.

consultas