Blanqueamiento Dental en Once

Blanqueamiento Dental

El blanqueamiento dental más habitual es un tratamiento poco agresivo basado en la acción del peróxido de carbamidan o de hidrogeno . Éste, al entrar en contacto con calor o una luz especial, se descompone en radicales (agrupamiento de átomos) de agua y radicales libres de perhidroxilos que son capaces de actuar tanto en el exterior como en el interior del diente, blanqueando así el esmalte y la dentina, estructuras de las que depende el color de los dientes.
Aunque el color de los dientes está determinado genéticamente, la tonalidad de éstos se mide a través de guías de colores estandarizadas que van desde el más blanco hasta el más oscuro hasta alcanzar un máximo de 15 tonalidades. Gracias al blanqueamiento dental, podemos reducir entre 5 y 14 tonos, lo que significa que una sonrisa muy amarillenta o grisácea puede volver a lucir su blanco original.
Sin embargo, existen casos en que el paciente presenta manchas profundas en sus dientes o en que sus dientes presentan un color amarillento intenso. En estos casos extremos, un blanqueamiento dental con peróxido de carbono no sería suficiente para devolver a los dientes su tono blanco habitual.
Así, para blanquear los dientes de este tipo de pacientes, la mejor alternativa sería el uso de carillas dentales, bien de porcelana o bien de composite.

consultas

INDICACIONES Y CASOS NO INDICADOS

Blanqueamiento Dental en Belgrano

Se recomienda el blanqueamiento dental a personas que tienen alguno de los siguientes problemas dentales:
- Dentaduras amarillentas o grisáceas como consecuencia de malos hábitos como el fumar tabaco o consumir bebidas que causan la tinción de los dientes (café, vino, Coca-Cola, etc.).
En este caso, cabe señalar que si no se erradican estos hábitos, la pérdida del color natural de la dentadura volverá a darse con el paso del tiempo, y el blanqueamiento dental deberá realizarse periódicamente.
- Pérdida del color natural de los dientes causada por la edad.
- Pérdida del color como consecuencia de problemas en la composición de los dientes (fluorosis, falta de calcio, etc.).
- Pigmentaciones provocadas por tratamientos con tetraciclina (grupo de antibióticos indicados para una gran variedad de enfermedades).
- Pigmentaciones externas causadas por placa dental tras un tratamiento de ortodoncia.
Sin embargo, existen casos en los que un blanqueamiento dental no supondría la consecución del tono natural de la dentadura y habría que recurrir a otra alternativa. Es el caso de:
- Dientes muy oscuros: en ocasiones, la tonalidad de la dentadura es tan oscura que un blanqueamiento no es la solución, por lo que debería discutirse con el odontólogo qué tratamiento alternativo le iría mejor.
Posiblemente, entre ellos, el dentista recomendará el uso de carillas estéticas de porcelana o composite.
- Cambios de color por problemas como dentinogénesis (formación defectuosa de la dentina) o amelogénesis (formación defectuosa del esmalte) imperfecta, enfermedades que afectan a las estructuras que dan color a los dientes.
- Pigmentaciones grises por fluorosis o tetraciclinas: dado que los dientes amarillentos y porosos son más fáciles de blanquear que los grisáceos y sin tanta porosidad, en estos casos es recomendable consultar con un especialista cuál es la mejor solución a su problema, ya que el blanqueamiento dental no será satisfactorio.
- Dientes restaurados con carillas de composite o de porcelana:
puesto que las carillas son finas láminas de un material innatural adheridas a la zona frontal de los dientes, el blanqueamiento no variará el tono de las mismas.
Si han adquirido un determinado color o sufren cierto desgaste, la única solución es cambiarlas.
- Caries: la salud bucal ha de ser buena para poder llevar a cabo el blanqueamiento, como ocurre en el resto de tratamientos de estética dental.
- Dentaduras altamente sensibles, ya que no soportarían el tratamiento.
- Niños menores de 12 años.
- A pesar de que no existen estudios al respecto, se desaconseja la práctica del blanqueamiento dental en mujeres embarazadas.
Como en todo tratamiento de odontología, se recomienda acudir a un especialista para que sea él quien decida si puede o no someterse a la técnica en cuestión, ya que cada persona presenta una situación imposible de generalizar.
La elección de una clínica dental de garantía es imprescindible para conseguir el efecto deseado.

consultas